"El Estado crea abogados, para que sean custodios de las instituciones jurídicas, para que las defiendan y las mejoren, no para que se ocupen en destruirlas y desacreditarlas, sembrando la inquietud, la desconfianza, y el odio, que son fruto de la injusticia y el despojo. Si peligrosa es la amoralidad de los jueces o su simple desviación recta intangible de su Ministerio, no lo es menos la de los abogados, que tienen por delante el incentivo del éxito y de la fortuna" (Podetti, "Tratado de los Actos Procesales")

PEQUEÑO ANALISIS ECONOMICO DEL DERECHO LABORAL EN ARGENTINA (LO QUE NO SE DICE)

PEQUEÑO ANALISIS ECONOMICO DEL DERECHO LABORAL 
(LO QUE NO SE DICE)
Resultado de imagen para TRABAJADOR EXPLOTADO

Es ejemplificativo y por lo tanto relativo y hasta parcialmente sesgado de la realidad que hoy tenemos. Es una muestra de lo que nadie dice, ni los medios ni las federaciones económicos de empresas.
Juan ingresa a una empresa. Como tiene necesidades económicas y tiene familia acepta trabajar “en negro”. Su salario es de $ 6000 mensuales por 8 hs diarias de trabajo, cuando por convenio vigente de su actividad le corresponde $ 11000. Como no está registrado, tampoco tiene aportes para su futura jubilación, ni obra social ni ART que lo proteja.
La empresa por su parte se ahorra en las condiciones de contratación de Juan $ 5000 de su salario más un 30% más, es decir $ 3300 más por no hacer aportes previsionales ni obra social. Vale decir que la empresa tiene a un empleado por solo $ 6000 cuando su costo real y legal debiera ser de $ 14000 (11000 de salario + 3000 aportes y obra social) aproximadamente. En consecuencia, se “ahorra” con esta ilicitud la modica suma de $ 8000 mensuales en detrimento de Juan (no tenemos en cuenta su inseguridad por falta de ART) . Si hacemos una proyección, la empresa se “ahorra” $ 96000 anuales gracias a la precariedad de Juan.
Pero también sabemos que la empresa no sólo tiene a Juan trabajando, sino a 5 trabajadores más en la misma situación. Entonces la empresa se “ahorra” y evade más de $ 500000 al año.
Luego de trabajar en estas condiciones por 6 meses, Juan se da cuenta que está siendo explotado y consulta con un abogado laboralista que aplica la ley vigente al caso.
La liquidación a cobrar de Juan por darse por despedido es de aproximadamente $ 100000, aunque su abogado le dice advierte que esa suma es exigible en juicio.
La empresa ya conoce de ese costo. Antes de contratar a Juan sacó sus cuentas con su contador.
Como Juan necesita otro trabajo y mientras tanto subsistir y luego de 1 año de juicio y trámites, acepta “arreglar” con la empresa por sólo $ 40000 y en 4 pagos.

Quién ganó y quién perdió?

Hoy en Mendoza, se cuestiona la cantidad de juicios laborales. Sin embargo, más del 40% de los trabajadores activos en la Argentina se encuentran en la situación de Juan.
Saquen sus propias conclusiones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario