"El Estado crea abogados, para que sean custodios de las instituciones jurídicas, para que las defiendan y las mejoren, no para que se ocupen en destruirlas y desacreditarlas, sembrando la inquietud, la desconfianza, y el odio, que son fruto de la injusticia y el despojo. Si peligrosa es la amoralidad de los jueces o su simple desviación recta intangible de su Ministerio, no lo es menos la de los abogados, que tienen por delante el incentivo del éxito y de la fortuna" (Podetti, "Tratado de los Actos Procesales")

SIGUEN LOS TEMAS DE VIOLENCIA. ESTE ES MUY INTERESANTE

type='html'>Primero mis comentarios y después lógicamente el documento.

Ya todo parece indicar que se va "a visualizar" la violencia de género, el maltrato que sufre la imagen de la mujer en los medios televisivos y audiovisuales. El lenguaje sexista y machista, el ídolo al que hay que replegarse y humillarse.

Todos los días aparecen spot televisivos sobre "LAS SEÑALES DE LA VIOLENCIA", sobre todo de la callada, taimada violencia psicológica. Pero sigue siendo la violencia entre parejas, entre padres e hijos, entre estos y sus amigos, aún queda por develar la violencia institucional, la laboral, la escolar, de maestros a alumnos y de estos a sus maestros, de jefe a subordinado y de estos entre sí, tiempo hay más que vida y será nuestra lucha cotidiana quien también sea una colaboración como una gotita de agua más en el inmenso océano de los derechos humanos que deben ser tenidos en cuenta.

 UNIR ESFUERZOS CONTRA LA VIOLENCIA

Martha María Mariño Sánchez

 La autonomía, como derecho social, es una de las tantas garantías que disfruta la mujer cubana gracias a su inagotable lucha por la igualdad de géneros. Aun así, sigue siendo una guerra interminable para ellas y la razón por la cual se reunieron este martes una representación de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en la Escuela de Capacitación para la Mujer Fe del Valle. Con la presencia de Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, e Inalvis Rodríguez, Oficial Nacional para la atención de los temas de género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se dirigió el debate en torno a los retos de la FMC para optimizar el trabajo y la educación en todas las esferas sociales y culturales de Cuba, a favor de la lucha contra la violencia, el racismo y la homofobia. "Se trata de cambios más difíciles que aprobar leyes, pues tienen que ver con conductas de la sociedad, incluso, de culturas familiares", refirió Abel Prieto, quien enfatizó, además, la necesidad de concebir, dentro de la televisión nacional, espacios para la crítica inteligente de contenidos audiovisuales que se consumen por los canales tradicionales de comunicación y los tan asediados "paquetes", sin ánimo de censurar, sino de acrecentar nuestra cultura y valores éticos.

El reggaetón, si bien llegó para quedarse como un producto musical bailable de preferencia para la juventud, continúa siendo el género que más hace referencia a códigos de maltrato hacia la mujer, al abuso sexual y hasta la pedofilia, sobre todo en aquellos que se realizan de forma independiente y como supuesto resultado de culturas marginales que nada se asemejan a la realidad cubana. También se insistió en una mayor profesionalidad del elenco artístico cubano, en la autorrevisión de discursos humorísticos y espectáculos en espacios públicos que con frecuencia apelan al regionalismo, y sobre todo, a groserías sobre la sexualidad tanto femenina como masculina.

Abogar porque se adopten las sanciones jurídicas establecidas a instituciones que promueven tales contenidos constituye reto de trabajo para la Federación, los mismos artistas y las instituciones correspondientes. De igual manera, los y las participantes recalcaron el valor de la educación familiar y estudiantil, así como los patrones de conductas de profesores como arteria principal del crecimiento cultural en la sociedad. Otra estrategia de trabajo será crear espacios de debates donde se integren los hombres con su propia agenda de preocupaciones, y no ver a este como un ente al cual se deba juzgar. Con estos nuevos compromisos la FMC y la UNEAC marcan un nuevo paso en la prevención y eliminación de cualquier manifestación de violencia para eliminar los patrones culturales sexistas y discriminatorios, y consolidar la cultura de bienestar e igualdad social.

View the original article here


This post was made using the Auto Blogging Software from WebMagnates.org This line will not appear when posts are made after activating the software to full version.

No hay comentarios:

Publicar un comentario